El barco se hunde

Me acuerdo del océano
disparaba manotazos en medio
de la tempestad iracunda.

Del silencio que hacía
cuando escribía en mi litera
subterránea y fría.

Era el espasmo,
el espejo de la furia
naranja de las nubes,
en el cielo.

Relámpagos y truenos
despertaban mi conciencia
la lluvia; finos clavos,
pinchaban la madera
con estruendos.

Este es mi último verso
en este cuaderno lo dibujo
No creo que sobreviva
al demoníaco impulso
del mar.

 

Un chincol en tu ventana

 

El hermoso mar es igual a tu sonrisa divina
pensamientos de igualdad y fraternidad,
se pierden entre tus hojas de teatro complicadas escenas pasajeras

Y tu rey Chincol un pequeño Carmona Acevedo Luis Hernan.
Tu gran cabello es tan complicado como tus poemas de amor que desaparecen
si se corta la luz

Eres mi máxima expresión artistica

Te amo mucho

 

 

 

 

 

 

 

 

El inventor de las máquinas

Un mentor vivía
en su casa
en la parcela,
donde recibía beneficios
por su agricultura.

Choclos y tomates vendía
a buen precio, éste lo exigía,
porque eran de calidad
y contenían muchas vitaminas

Nunca le falto la comida
y reciclaba todo lo que encontraba,
en la calle o en el parque
o en cualquier parte.
Transportaba madera, metales y plásticos
para más tarde arreglar los detalles
de los artefactos rotos que confeccionaba.

Una vez con un tarugo y un tornillo
colgó de un árbol una cuerda, de un columpio
que recogió de un parque abandonado.

Otra vez con la rueda de una bicicleta
se hizo una maquina tejedora, y otra vez
con una carcasa de microondas
un televisor en blanco y negro

Todos sus inventos patentó
hasta que un día falleció.
Su mejor obra aun no tiene
dueño pues nadie supo nunca
como funcionaba.

Cien años más tarde un individuo
aprendió a volar en un carretón
se trataba de un asiento y un manubrio
pegados a las alas de un avión.

Estaba en al basura pero este
 se percato que no era un objeto
 común y corriente, y se lo llevó.

En su casa lo puso al frente
en el patio y lo analizo
detalladamente. Entendió
el mecanismo y se fue
¡A la conchadesumadre!

Era el cohete carretón.

 

 

http://www.sudamericanflyers.com/