Caminando en el interior

 

Secuestrado en el interior de un cuadro
pintura surrealista, veo
grandes relojes de oro, derretidos
en el desierto

Camino y veo la hora del reloj.
No tiene la menor idea
donde está el sol amarillo

Recojo objetos del suelo
pedazos de alambre dorado
y le doy cuerda a un maldito reloj.

¡No aguanto más! Accioné la cadena
de mi imaginación y por un segundo
pienso que soy Salvador Dalí.

 

 

Miguel Carmona

 

Anuncios